Caso Daphne: Justicia legal vs. justicia mediática

La noticia se esparció como fuego en un campo seco. Un juez otorgó un amparo a favor de uno de los implicados en el caso Daphne, en un donde una menor fue aparentemente abusada sexualmente por un grupo de jóvenes. Según el juez, el expediente fue viciado pues nunca se comprobó la pederastia. Aunque el asunto todavía se encuentra en tribunales (aún se puede revertir la decisión con otros recursos legales), la justicia digital ya hizo su veredicto: el magistrado fue abiertamente criticado y apodado #JuezPorky. Pero a diferencia de los medios tradicionales, en donde el avance del tiempo tiende a sanar las heridas sociales, el enjuiciamiento de las redes vivirá por siempre.

Por Eduardo Portas @EduPortas

¿Por qué causó tanto revuelo la decisión del juez? Por la gigantesca área gris interpretativa con la que actuó el magistrado. A su parecer, no existió la intención del acusado por satisfacer sus deseos sexuales, a pesar de que sí tocó a la menor de edad en diversas partes del cuerpo, según la propia ficha legal. Y ahí el problema. Para la opinión pública, el juez pasó a convertirse en un simple “técnico de la ley”, sin consideraciones morales, pero cayó en una obvia contradicción: a pesar de reconocer los tocamientos del acusado en el cuerpo de la víctima, no los castigó por no encontrar intención lasciva. ¿Es posible, objetivamente, encontrar esa intención lasciva? En lector reconocerá que no. Lo único que podría inclinar al juez hacia esa obviedad sería una abierta declaración del acusado en ese sentido. Las probabilidades de que eso suceda son nulas.

[Actualización: el juez del cual se habla en este post fue suspendido por el Consejo de la Judicatura Federal unas horas después de haberse publicado esta entrada. Su trabajo está siendo investigado].

JuezPorky-Panorama-2JuezPorky-Panorama-1

Y así el caso se convirtió en una de palabra contra palabra. En ese reducto de vaguedad el juez “se fue por la segura” y decidió seguir la ley puntillosamente. Su criterio pasó a segundo plano. El enojo social surgió porque la opinión pública moderna espera que un juez sea mucho más que un simple secretario legal, aquel que revisa que el expediente cumpla con los requisitos. Hoy, la interpretación de la letra legal se ha hecho mucho más relevante, pues el expediente del caso fue ampliamente conocido. En este caso particular, la moral y la ética juegan un rol destacado en el enjuiciamiento deontológico del magistrado.

La otra cuestión es el pésimo momento social en el que cae la resolución del caso. Apenas hace unos días publiqué lo que sucedió con el tema Plaqueta. El mes de marzo ha visto otro número de casos en donde convergen el machismo, la discriminación y el odio contra las mujeres.

JuezPorky-Imágenes-4JuezPorky-Imágenes-3JuezPorky-Imágenes-2JuezPorky-Imágenes-1

Todas sabemos que la justicia debe ser ciega. De hecho, es algo sagrado. De ahí la razón de la existencia de los “Palacios de Justicia”, con toda la parafernalia que eso implica: estatuas de grifones, deidades, leones, como dijo Ikram Antaki. En teoría, las resoluciones deben estar limpias de consideraciones coyunturales, políticas o de clase. Pero los medios digitales no funcionan así. Aquí, la justicia se hizo de forma expedita y perpetua.

El juez será asociado para siempre con la palabra “Porky” porque son dos mundos que avanzan por caminos disímbolos. Por un lado el de la justicia de papel, en donde se espera que el paso de los días sane la impopular decisión legal para que la comunidad en donde actúan todas las partes pueda continuar con su vida normal. Del otro lado están los bits: el nombre del magistrado, para siempre, estará asociado con el caso. En el mundo digital las heridas no sanan como en el mundo real. Al contrario, tienden a sumarse una tras otra. Las consecuencias sociales de la naturaleza de dicha tecnología aún son desconocidas, pero no parecen buenas para ninguna de las tres partes: juzgados, afectada y acusados.

El lector puede ver la discusión alrededor del tema a partir de 15 mil tuits que recolecté el martes 28 de marzo con la palabra clave #JuezPorky. Si quiere hacer sus propias investigaciones, puede descargar los tuits en formato XLS en la siguiente liga.

JuezPorky-RT-5JuezPorky-RT-4JuezPorky-RT-3JuezPorky-RT-2JuezPorky-RT-1

Algunos otros datos:

JuezPorky-HT
JuezPorky-Contributors-1

Todos los derechos reservados. Eduardo Portas 2017. Cualquier reproducción de este texto queda prohibido por las leyes de Derecho de Autor. Si quiere hacer uso de un extracto de este texto, por favor contacte a @EduPortas.

Published by

EduPortas

Historiador y periodista. Doy clases en la Ibero y la Anáhuac. Me gustan los peces.

Comenta!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s