Meade vs. López Obrador | Semana 1 | Del 3 al 10 de diciembre del 2017

Aunque la elección presidencial será hasta el domingo 1 de julio del 2018, las campañas de los dos principales candidatos han comenzado. Su presencia en los medios es notoria y se desdoblan en las redes con imágenes deformantes, apelando a sus monstruosos evangelizadores.

Por Eduardo Portas @EduPortas

Lo diré desde ahora: no usaré las redes sociales para mis mediciones del proceso electoral mexicano del 2018. Hace seis años comencé con ese ejercicio y, desafortunadamente, los matraqueros digitales han hecho imposible una medición certera de lo que los ciudadanos opinan sobre cualquier tema.

El asunto se vuelve mucho más complejo cuando se tratan temas electorales: los grupos de choque de izquierda y del gobierno viven obcecados, esperando hacerla de Eco con cualquier sílaba que emita su salvador. Pero como la mítica figura griega, lo único que han logrado es hablar con ellos mismos y aplastar cualquier intento de diálogo con su estridencia.

Con los paleros de los bits el dinero corre a raudales. No existe la posibilidad de diálogo, solo de gritos o vituperios y se ha vuelto imposible diferenciar al maiceado del crítico honesto, a menos que se conozca personal y largamente a cada uno de ellos, lo cual elimina el objetivo original del análisis de redes digitales.

Por eso, a partir de ahora, utilizaré Google Trends para hacer estas mediciones con temas de interés público. Mis razones son sencillas: para empezar, es un servicio gratuito. En segundo lugar, recopila fuentes informativas en tiempo real y como en tiempo “no real” (diarios, servicios de cables de noticias + blogs, sitios). Tercero, el volumen de búsqueda de los temas proviene del mismo Google.

[Sí, el problema central de este sistema es que Google nunca dará una cifra absoluta para medir el volumen de interés generado. Todo se hace con porcentajes. Pero, como dije arriba, los números absolutos sobre los precandidatos que arrojan las redes como Twitter se encuentran seriamente deformados a causa de los bots y cuentas pagadas que nunca descansan.]

¿Qué se medirá y cuándo?

Sólo dos términos, por lo pronto:

  • “José Antonio Meade”
  • “Andrés Manuel López Obrador”

Eso es todo. Los demás precandidatos, si es que llegan, no “pinchan ni cortan”, como dirían los psicoanalistas en referencia a aquellos padres de familia que no saben o no pueden tomar decisiones. Tarde o temprano, como hemos visto en otros procesos electorales, acabarán por inclinarse a favor o en contra de X o Y candidato, lo cual hace imposible cualquier medición honesta. Por lo pronto, los cálculos que se hacen con ellos (Margarita Zavala, El Bronco, Anaya) solo son en operaciones de resta con respecto a los directores del concierto.

Si uno de los terceros sube (lo cual veo sumamente difícil), lo incluiré en la medición). De otra forma no, pues no estoy buscando los datos de una encuesta tradicional, sino el interés público general alrededor de un candidato. Esa tendencia puede indicar al ganador de la elección del 2018. Subrayo el “puede”.

No usaré palabras como “peje”, “El peje”, “El PG”, “AMLO”, o “El Duvalín” para no distorsionar la medición. Desde ese punto de vista, es una medición seca.

Cada lunes publicaré una versión actualizada y le daré algo de contexto. Así será hasta el día de la elección. Si hay momentos clave en el proceso (tipo la visita de Peña Nieto a la Ibero en el 2012, publicaré un texto intersemanal).

Pulsa sobre la imagen para expandir su tamaño.

Semana 1. AMLO vs. Meade (3 al 10 de diciembre)

El gran tema de la primera semana de medición fue el registro de Meade como precandidato del PRI, el cual sucedió a lo largo de la mañana y el mediodía del domingo 3. En un día de información habitual, esa hubiera la nota del día. Pero unas horas después López Obrador, como buen manipulador de los medios que es, soltó una bomba opinativa: una amnistía para los narcos en caso de ganar la Presidencia.  La conversación de un giro radical, como vemos arriba.

La línea azul que vemos en la gráfica representa el interés público alrededor de López Obrador. La roja, el interés público en Meade. Nótese el pico de Meade a lo largo del 3 de diciembre, y después el tremendo salto de AMLO, el cual siguió a lo largo del lunes y dio otro brinco al siguiente domingo 10, con la publicación de un tuit en donde come carnitas y critica a los candidatos “pirrurris”.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Esa primera comparativa nos da otro dato importante: las barras que se encuentran a la izquierda, en la cual Meade suma 21 puntos y López Obrador 36 puntos. ¿Por que? Pues por la sencilla razón que el “100”, el máximo posible, fue conseguido por Meade apenas el 27 de noviembre, cuando fue destapado oficialmente para la Presidencia. Ese masivo salto se dio entre el 26 de noviembre y el 2 de diciembre. El ungido del sistema fue el tema público más relevante, por mucho, a lo largo de toda esa semana.

AMLO niveló el terreno con su propuesta de amnistía. Apenas una semana antes, todo fue Meade. Pulsa sobre la imagen para expandir su tamaño.

Algunas conclusiones

  1. Pocas veces se presentan candidatos con diferencias ideológicas tan claras. Meade es el candidato de los mercados; AMLO, el antisistémico (así se presenta). Desde esa perspectiva, la primera semana de la pre-contienda fue un microcosmos de todo lo que veremos en los siguientes meses. Hay que agradecerles eso, al menos.
  2. Aunque los expertos ven a Meade como un heredero natural del salinato, la verdad es que nunca se había presentado una elección presidencial con estas variables. Me refiero a un candidato oficialista versus un aspirante que lo hace ver lento, maquinal y poco sensible. Será interesante analizar qué hace el PRI para contrarrestar esa famélica percepción que se tiene de Meade. Dudo que se dé un resultado similar al del 2012, cuando Peña Nieto arrasó en las urnas.
  3. Hasta ahora, el interés principal sobre Meade lo ha generado todo lo que hay alrededor de él, no él mismo: el aparato político, económico y corporativo que ejerce el PRI. No se sabe si ese interés inicial continúe a lo largo de los siguientes meses o si, a pesar de “inflarlo”, simplemente no logre arraigarse con la gente.
  4. Tampoco se sabe si el “México profundo” se alejará de López Obrador a medida que haga más propuestas estrambóticas. Su especialidad, a últimas fechas.
  5. Sin duda, la campaña del PRI será una para “inflar” al candidato. Salvo en los círculos especializados, es prácticamente desconocido para el mexicano promedio. Veremos si logra generar algo de interés y sacar algo de carisma.

Seguiremos la próxima semana.

Todos los derechos reservados. Eduardo Portas 2017. Cualquier reproducción de este texto queda prohibido por las leyes de Derecho de Autor. Si quiere hacer uso de un extracto de este texto, por favor contacte a @EduPortas.

Published by

EduPortas

Historiador y periodista. Doy clases en la Ibero y la Anáhuac. Me gustan los peces.

16 thoughts on “Meade vs. López Obrador | Semana 1 | Del 3 al 10 de diciembre del 2017”

Comenta!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s