Meade vs. López Obrador vs. Anaya vs. Zavala | Semana 18 | Del 2 al 9 de abril del 2018

Durante la Semana de Pascua todos los candidatos disminuyeron en popularidad, pero la tendencia se mantiene igual desde que inicié este ejercicio. López Obrador tiene una amplia delantera en el interés de la gente. Sin embargo, abrió la posibilidad para perder votos.

Por Eduardo Portas @EduPortas

Si bien López Obrador lleva una cómoda delantera en el índice de popularidad de Google Trends, el tabasqueño verá sus números reducirse en las próximas semanas. Desde hace varios días los datos de ese servicio de Google muestran poca variación en las búsquedas que se hacen sobre el ex Jefe de Gobierno de la capital mexicana, lo cual podría significar hartazgo del votante mexicano.

Pero más allá de eso, las encuestas de los principales medios de comunicación del país revelan que la carrera se está emparejando. La mayoría de las encuestas tienen a Ricardo Anaya en segundo lugar, claramente adelante de José Antonio Meade. Si bien esos dos han estado prácticamente empatados en las últimas semanas a causa de la desaparición de los reflectores públicos del panista, el inicio de la campaña lo ha puesto de nuevo detrás de López Obrador. Esta semana, así lo refleja el propio Google Trends.

Meade, a pesar de sus mejores intentos, no logra prender con los internautas mexicanos. A estas alturas, su mejor opción es asegurar el voto duro del PRI. El ex Secretario de Hacienda es la reencarnación de Sísifo. Cada día presume su valiosa experiencia como funcionario y la transparencia de sus cuentas bancarias, a lo que, sin falta, los diarios publican un nuevo escándalo de corrupción o compadrazgo del régimen que lo postula. A menos que suceda un milagro con la negociación del TLCAN y el peso recupere mágicamente el terreno que ha perdido durante esta administración, considero difícil una subida en la intención de voto de los mexicanas hacia el no-priista.

Meade-AMLO-Anaya-Zavala-OKOK-GoogleTrends
La caída en el número de búsquedas de los candidatos en Google se pudo deber a la Semana de Pascua o un hartazgo del electorado. Creo que es una combinación de las dos. López Obrador, en azul, sigue siendo la tendencia con mayor popularidad.

 

Dicho eso, más allá de nuestras propias inclinaciones políticas, es notorio que los votantes mexicanos se encuentran ideológicamente paralizados. ¿A qué me refiero con eso? Pues a la imposibilidad del votante a cambiar su elección de candidato a pesar de las pruebas que se presentan frente a él que tal vez lo harían reflexionar su voto.

Al igual que sucedió en Estados Unidos con Donald Trump, la elección de México será una de ideologías, no de propuestas. Esa ideología solo puede provenir del hartazgo. La ventaja de López Obrador es un reflejo de ese cansancio de los mexicanos y hay poco, o nada, que los abanderados del PRI, PAN o independientes puedan hacer para revertirlo. La marea es demasiado fuerte.

Peor aún, todos los candidatos, salvo López Obrador, se han enfocado en dos cosas. La primera es denostar al puntero en todas las encuestas. El golpeteo ha sido constante y obsceno, sin creatividad alguna. La segunda tiene que ver la estrategia que han hecho tanto PAN como PRI. Los cuartos de guerra de los candidatos de esos partidos siguen creyendo que la mejor opción para derrotar en las urnas a AMLO es a través de propuestas de gobierno sensatas, que no muevan el barco de progreso que su régimen ha cimentado desde 1982. Esa estrategia tiene un enorme riesgo, sin embargo: si por alguna razón usted no fue bendecido con las mieles del sistema inmediatamente se encuentra del lado del voto antisistema que empuja López Obrador.

Es tan sencillo como eso. La loza es tan gran y tan pesada para el PRI por esa razón polarizante, no por las propuestas de AMLO. El reflejo más claro de este hecho lo tenemos esta semana con la declaración 7×7 de José Antonio Meade. En apariencia fue una acción creativa y sensata, una que cualquier votante tomaría en cuenta en vista de que tanto AMLO como Anaya han tenido dislates con ese tema. El resultado del 7×7, al menos en Google, fue un nulo aumento en la popularidad de José Antonio Meade. En algún momento, tal vez, las encuestas de los medios lo reflejen. En definitiva, ahora no.

Como dije arriba, esto se debe más a la cerrazón ideológica de los votantes que a la racionalidad pura, lo que me lleva a mi siguiente tema.

En este momento, López Obrador solo puede perder las elecciones si alguno de los otros tres candidatos convence al electorado del desastre económico que causaría la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, aquel que se construye en Texcoco. En ese aspecto, López Obrador ha sido inamovible, digan lo que digan aquellas personas que están alrededor de él, como Olga Sánchez Cordero.

El asunto es grave. El dinero con el que se construye esa gigantesca obra proviene en seis de cada 10 pesos de la iniciativa privada y el restante 40% del Estado. Es sin duda, la obra más importante, en pesos constantes, de la última década. O al menos la más visible. Para construirse, utiliza capital privado que proviene de inversionistas que esperan un retorno de su inversión en los próximos cinco o diez años, es decir, una vez que comience a operar.

El problema para los mexicanos es que buena parte del dinero usado para la obra está soportado por el dinero de ciertas AFORES de Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte. Eso quiere decir que de cancelarse, se afectaría directamente a esos ahorradores, pues la AFORE registraría rendimientos negativos por la sencilla razón de que el rendimiento esperado por la inversión nunca llegaría. Esto ya ha pasado. Tan solo hace unos meses, cuando Trump ganó la elección y entró a la Casa Blanca, prácticamente todas las AFORES registraron pérdidas (en este caso, por la subida del dólar y pérdida de confianza de los inversionistas en México). Repito: es claramente posible perder dinero en las AFORES cuando el administrador de la misma elige proyectos o hace apuestas poco atinadas. En este caso, el “aval” con el que se construye el NAICM está ligado a esos fondos para el retiro bajo la promesa de que la empresa que prestó dinero obtenga mayores ganancias a futuro. Si se cambian las condiciones del contrato, o peor aún, se cancela, ese será dinero perdido. Las afectaciones para otros sistemas de ahorro no están claras, pero es lógico pensar que las cancelaciones contractuales provocarían la salida de dinero público del país.

(Por cierto que en México existe poca certeza para que un ahorrador escoja la mejor forma para administrar su dinero con las AFORES. En este caso, requiere de cartas, tiempo e ir y venir para modificar el esquema general bajo el cual se utilizan los fondos: conservador, neutro o agresivo. Pero más allá de eso está el casi imposible candado de tratar de sacar el dinero de la AFORE antes de que el trabajador cumpla las condiciones para el retiro. Bajo circunstancias muy particulares, y solo de forma parcial, se permite cuando contraerá matrimonio, comprará una casa o cuando está desempleado. La lista para hacer estos trámites es bastante larga, de ahí que los administradores de estos mecanismos de ahorro obligatorio usen el dinero de los trabajadores para “apostar” a distintos proyectos, algo que se hace en todo el mundo, pero que en México enfrenta un alto riesgo, como estamos viendo ahora con el NAICM).

Ese es el complejo panorama con el cuál tienen que lidiar los candidatos que compiten con López Obrador. Por un lado tienen que convencer a los votantes de la valía de esa megaobra del Gobierno federal, y por la otra, explicarles cómo afectaría la cancelación de la misma, con todos los tecnicismos que eso implica. ¿Servirá otra campaña de miedo contra el tabasqueño, como pasó en 2006? No lo sé. Creo que las crisis de credibilidad por la que pasan las instituciones, y en particular los políticos, hacen difícil esa operación. Pero eso sí, el propio López Obrador abrió ese frente. Ahí estará su pelea más feroz con el “gran dinero” de este país y del Mundo, lo que podría restarle una buena cantidad de sufragios.

¿Qué se dijo de los candidatos esta semana?

  • AMLO: el tema más sonado fue la supuesta promesa de votos a favor de la Marina Mercante. Fuera de ahí, lo demás tiene que ver con sus mítines por distintas partes del país. Hay un claro interés de las personas por saber qué está diciendo en los estados del interior de la República.
  • MEADE: el más importante fue el 7×7, ligado al tema 3×3 del IMCO. Veo un acierto del candidato en este renglón dado el interés provocado en los votantes, aunque sigue siendo muy bajo cuando se le compara con el tabasqueño. Otra búsqueda a destacar: la semejanza entre el logo de campaña de Meade y el de Doritos o el servicio de internet TotalPlay.
  • ANAYA: circuló la información que lo relaciona, supuestamente, con el secretario de Hacienda y con la ex esposa de Carlos Salinas de Gortari.
  • ZAVALA: hay algunas búsquedas de su propuesta, pero nada que refleje una tendencia.

¿Cómo se movieron los números esta semana?

Todos los candidatos bajaron de popularidad en el servicio de Google, como dije arriba, lo que puede ser consecuencia de la Semana de Pascua o del hartazgo del mexicano. Creo que es una combinación de las dos. Hay que recordar que Google Trends funciona a partir de URLs generados y el tráfico que dichos vínculos producen, por lo que es casi imposible “inflar los números”, como sí sucede en las redes sociales.

AMLO: 55 puntos

MEADE: 11 puntos

ANAYA: 12 puntos

ZAVALA: 6 puntos

¡Hasta la próxima!

Todos los derechos reservados. Eduardo Portas 2018. Cualquier reproducción de este texto queda prohibido por las leyes de Derecho de Autor. Si quiere hacer uso de un extracto de este texto, por favor contacte a @EduPortas.

Published by

EduPortas

Historiador y periodista. Doy clases en la Ibero y la Anáhuac. Me gustan los peces.

Comenta!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s